sábado, 20 de junio de 2015

REFORMAR EN VERANO

Se acerca el verano y las vacaciones, ¿y si aprovecharás para hacer la reforma que siempre vas atrasando? Estás cansado de ver esa mancha de humedad en la pared, ese gres de suelo que baila cuando lo pisas, quieres cambiar la cocina (la misma que aparece en las series de los años 80), poner armarios empotrados modernos, también le tienes ganas a la lámpara horrorosa del comedor que te regalaron los suegros y por último deseas quitar la vieja bañera para colocar un plato de ducha con cabina de hidromasaje.

Ya te has convencido en realizar las obras de reforma en tu vivienda. Un momento fantástico, en el que nos encontramos rebosantes de nuevas ideas e  ilusiones. 
 Y cuando lo tengas todo presupuestado, manos a la obra, a reformar se ha dicho, verás cómo después de hacer la reforma vuelves a sentirte cómodo en tu hogar, tal y como necesitas que sea.

Por último me queda decirte que en verano se avanza con mayor rapidez, porque hay más horas de luz y, con el calor, los materiales secan antes. Los profesionales, en general, han llegado a la conclusión de que el mes Agosto es el más recomendable ya que se evitan molestas a la comunidad y los plazos serán más cortos, debido al secado, acortando así el presupuesto por días trabajados y las habituales molestias personales que produce tener una casa en obra.

LA BIBLIOTECA DE FORMAJARDIN