miércoles, 16 de enero de 2019

TIPOS DE MACETAS

Cuando compres un contenedor hazlo según el tamaño de la planta. Si la planta es grande necesitará una maceta grande y si es pequeña, precisará una maceta pequeña. Esto que parece una obviedad, no lo es y se ven plantas de gran porte en recipientes minúsculos o, por ejemplo, Cactus en macetas enormes que para ellos es donde tienen más riesgo de pudrirse por agua en exceso. Esto tiene excepciones y existen varias especies que les gusta tener las raíces apretadas: Clivia, Agapanto, Cinta, etc..

El tema de la elección de las macetas también es una cuestión de estética. La variedad en formas, colores y materiales que hay en el mercado es enorme. Veamos los materiales disponibles:

-Macetas de barro:
Pesan bastante y son frágiles. El problema es que en climas cálidos se secan muy rápidamente porque las paredes son porosas. Para Cactus y otras Suculentas esto es una ventaja, pero para la mayoría, no. Además, las heladas fuertes las rompen. En el mercado también encontramos esmaltadas.


-Macetas de terracota:
Es un material natural y muy estético. Se rompen con facilidad si se golpean y resisten sólo heladas suaves, aunque hay modelos con protección para el frío. Las de calidad son relativamente caras, pero merecen la pena por la nobleza, belleza y por lo bien que combinan con cualquier planta gracias a sus colores ocres. 

-Macetas y jardineras de plástico o de resina: 
Pesan poco, son resistentes y económicas. Hay imitaciones de barro y terracota casi perfectas. Se limpian fácilmente. Al no ser porosas, son ideales para aquellas plantas que necesitan sustratos constantemente húmedos. En relación a ésto, el drenaje de las macetas debe funcionar perfectamente. Echa en el fondo de la maceta grava, trozos de cerámica, chinos u otro material parecido para evitar que se obstruya el o los agujeros de drenaje. Los inconvenientes del plástico son que se ve muy artificial, poco natural, y que se decoloran si están al sol.

-Macetones y jardineras de madera:
La madera es cálida y decorativa. Requieren un barniz para impermeabilizarlas y un producto conservante de la madera, si no, se pudren.



-Macetones de piedra u hormigón: Es el material más duradero y señorial. Son muy pesados para moverlos. Quedan muy bien en un entorno rústico, porche, patio, etc..



-Macetas de cerámica:
Existe una amplísima gama de estos recipientes. Vigila que no se acumule el agua en la base. Para no manchar el suelo o mojar el balcón del vecino se usan platos o portamacetas que recogen el agua sobrante del riego. Si pones un plato debajo de la maceta para que recoja el agua sobrante del riego, vacíalo al poco rato (por ejemplo, 30 minutos) ya que el agua estancada pudre las raíces de la planta.


Macetas de cerámica (Foto de Redjardin.com)
-Hidrojardineras:
Son macetones o jardineras que tienen en el fondo un recipiente que se llena de agua. De esta manera, la planta dispone de agua por más tiempo ( 2 ó 3 semanas o más). Son prácticas y cómodas. La pega es que salen caras.

-Macetas hechas en casa: Además de las macetas típicas que se encuentran en el comercio, pueden cumplir la función de tiesto prácticamente cualquier recipiente, es cuestión de echarle imaginación y ser originales: cubos, un bol de porcelana, floreros, cacharros de cocina..



-Macetas de diseño:
Las encontramos de multitud de formas y de materiales. Aquí os enseño una muestra: 



A macetear toca.

viernes, 11 de enero de 2019

EL PROCESO DE LA FOTOSINTESIS

A diferencia de los animales, que necesitan digerir alimentos ya elaborados, las plantas son capaces de producir sus propios alimentos a través de un proceso químico llamado fotosíntesis. Para realizar la fotosíntesis las plantas disponen de un pigmento de color verde llamado clorofila que es el encargado de absorber la luz adecuada para realizar este proceso. Además de las plantas, la fotosíntesis también la realizan las algas verdes y ciertos tipos de bacterias. Estos seres capaces de producir su propio alimento se conocen como autótrofos.


La fotosíntesis es un proceso que transforma la energía de la luz del sol en energía química. Consiste, básicamente, en la elaboración de azúcares a partir del C02 ( dióxido de carbono) minerales y agua con la ayuda de la luz solar.


Este concepto es un poco difícil de explicar a los alumnos de jardinería. Por eso os dejo el siguiente enlace donde lo explica muy bien: http://www.botanical-online.com/fotosintesis.htm

Además os invito a ver estos videos sobre el tema.


 

viernes, 4 de enero de 2019

CUANDO EL HORIZONTE ES OSCURO

¿Qué más se puede decir de la despoblación rural?. Yo creo que ya se ha dicho todo, los problemas que la generan y sus posibles soluciones.

Es como cuando se habla del cambio climático, se habla más que se actúa.

Va siendo hora de actuar y en serio, todos a una, administraciones locales, autonómicas y nacionales. 

Hay que consultar a la población rural, de poco sirve que las medidas a tomar salgan de las ciudades con una realidad totalmente distinta.

La despoblación rural también afecta a los que viven en las ciudades, eso hay que tenerlo muy en cuenta. Cuando las ciudades crecen mucho, cada vez se hacen más insostenibles y se pierde calidad de vida: contaminación, masificaciones, atascos, insalubridad, etc. 

Debemos exigir ya actuaciones a corto plazo y que sean eficaces. No vale el pan para hoy y hambre para mañana.

lunes, 31 de diciembre de 2018

CARTA DE ZERT

Querido Gaspar:

Lamento no poder despedirme de ti, pero los dos sabemos que eso hubiera complicado las cosas, eres como un hermano para mí. 

Cuando leas esta carta yo ya estaré a más de un millón de años luz de este planeta, con destino a mi hogar y en la nave que ha venido a llevarme de vuelta con los míos. Echaré de menos beber ese brebaje oscuro llamado café al que poco a poco me estaba acostumbrando. 

También echaré de menos otra cosa, te confieso que me he llevado algunas manzanas. Pero lo que más voy a echar de menos será las horas y horas de conversación sobre nuestros mundos, conversaciones que podían durar hasta la madrugada. Lamento el cansancio con el que ibas por las mañanas a trabajar al campo. 

Recuerdo que muchas veces me has dicho que la gente de zonas rurales como tú se siente como ciudadanos de segunda clase, esto respecto a la gente de las ciudades. Pues bien, con estos años que he estado en la Tierra no he llegado a esta comprenderte. He visto el transcurso de la vida en los pueblos y en las ciudades, creo que no vislumbras lo afortunado que eres viviendo en un pueblo. Me explicaste el concepto de Paraíso y para mí estar en un pueblo es eso mismo, estar en el Paraíso. En el pueblo puedes escuchar el concierto nocturno de grillos y autillos, contemplar las estrellas y los planetas, ver el cambio del paisaje según las estaciones, y lo que más me fascina, poder comer lo que uno cultiva.

 No te puedo prometer que te vuelva a ver, pero por si acaso ten siempre un paquete de buen café en casa.

Un abrazo, 
Zert.

LA BIBLIOTECA DE FORMAJARDIN