martes, 18 de enero de 2022

ESCUADRAS, CARTABONES Y TRIÁNGULOS EGIPCIOS

INTRODUCCIÓN
Los triángulos rectángulos nos pueden ayudar para plasmar el jardín que proyectamos sobre papel, pero también podemos hacer uso de ellas directamente en la ejecución del proyecto, es decir, sobre la parcela.

DESCRIPCIÓN DE LA ESCUADRA Y EL CARTABÓN
Escuadra 11.svg
Una escuadra tiene dos lados iguales, es un triángulo rectángulo isósceles. Posee un ángulo de 90º y dos de 45º. Los catetos de la escuadra son los lados del cuadrado, y la hipotenusa es la diagonal, las proporciones entre los catetos y la hipotenusa vienen determinados por esta relación. Si tenemos que:
a = b \;
y por el Teorema de Pitágoras tenemos que:
a^2 + b^2 = c^2 \;
Con lo que tenemos:
\left .
      \begin{array}{l}
         a = b           \\
         a^2 + b^2 = c^2
      \end{array}
   \right \}
   \to \quad
   c = \sqrt{2} \cdot a
Cartabon 11.svg
Un cartabón es una plantilla con forma de triángulo rectángulo escaleno que se utiliza en dibujo técnico. Pueden ser de diferentes tamaños y tener una escala gráfica, para usarse como instrumento de medición. Su forma es la de un triángulo cuyos ángulos son 90º, 60º y 30º. La hipotenusa mide el doble que el cateto pequeño.
Sabiendo que:

c = 2 a \;
y por el Teorema de Pitágoras tenemos que:
a^2 + b^2 = c^2 \;
Con lo que tenemos:
\left .
      \begin{array}{l}
         c = 2 a         \\
         a^2 + b^2 = c^2
      \end{array}
   \right \}
   \to \quad
   b = \sqrt{3} \cdot a
Si tomamos por unidad el cateto pequeño haciendo a = 1, tenemos que la hipotenusa mide 2 y el cateto mayor raíz de tres.

USO DE TRIÁNGULOS RECTÁNGULOS PARA REPLANTEAR EN CAMPO
Si queremos representar un triángulo rectángulo, el más fácil es el Triángulo Egipcio o Triángulo de los 12 nudoses el nombre moderno dado a un triángulo rectángulo cuyo lados tienen las longitudes 3, 4 y 5, o sus medidas guardan estas proporciones. Es el triángulo rectángulo más fácil de construir y, posiblemente, se utilizó para obtener ángulos rectos en las construcciones arquitectónicas desde la más remota antigüedad.

Ahora, imaginemos el siguiente supuesto

Tenemos que marcar en una parcela (donde se quiere ejecutar un jardín) una línea de unos 10 metros perpendicular a un muro existente. 

¿Qué necesitamos?,
-3 estacas y un martillo para clavarlas.
-1 cuerda no flexible de 12 metros de longitud.
-Lienza con azulete.


¿Cómo marcamos esa línea perpendicular al muro?,Vamos paso por paso:
-Primer paso: Cogemos una estaca y apoyada contra el muro la clavamos en el punto de inicio de la línea que queremos marcar.
-Segundo paso: La segunda estaca también apoyada contra el muro la clavaremos a 4 metros de la primera. Así tendremos dibujado el primer lado del triángulo egipcio.
-Tercer paso: Solamente falta clavar la tercera estaca, su ubicación la marcará la cuerda de 12 metros que estará unida en sus extremos. Al pasar la cuerda dejándola estirada por las dos estacas ya clavadas la tercera se clavará a 3 metros de la primera estaca y a 5 metros de la segunda estaca. El lado de 3 metros es la línea perpendicular al muro.
-Cuarto paso: Solamente queda marcar con la lienza la línea obtenida.


Para esta solución se ha cogido un triángulo de lados enteros (3, 4 y 5), pero se pueden hacer triángulos más pequeños y más grandes, multiplicando o dividiendo los números anteriores (3, 4 y 5)  por algún número, por ejemplo: Multiplicando por 6 daría 18, 24 y 30 (Cuerda de 72 m), dividiendo entre 3 daría 1, 1´33, 1´66 (cuerda de 4 m).


*Nota del autor: Gracias a la colaboración de mi hermano Pablo, profesor de matemáticas.

sábado, 1 de enero de 2022

CUBIERTAS VERDES EN CULTIVOS LEÑOSOS DE SECANO (3/3)

El manejo correcto es la clave para obtener efectos positivos (ecológicos, agronómicos y económicos) de la cubierta vegetal. En el caso de las cubiertas sembradas, éstas deben ocupar el centro de la calle cubriendo una gran parte de ella, ya que en las líneas entre los almendros es más difícil su manejo. Para la siembra se pueden usar abonadoras, sembradoras de cereales o sembrar a mano a voleo. Si el tamaño de la semilla es muy pequeño se recomienda mezclarla con algún material (arena, serrín, etc.) de mayor densidad y tamaño. Después de sembrar es importante incorporar las semillas ligeramente con la rastra o el cultivador. Lo ideal es luego apretarlas con un rulo, que, además, va a allanar el terreno facilitando posteriormente la siega. Algunas especies de cubiertas, por su ciclo vegetativo, sistema de control, o aprovechamiento, habrá que sembrarlas anualmente, como ocurre con la mayoría de las leguminosas y cereales. Otras especies sembradas y las cubiertas espontáneas, permiten mantener un banco de semillas en el terreno que germinarán en el otoño, después de las primeras lluvias, restableciéndose así anualmente las cubiertas mediante autosiembra. 



Para conseguir una resiembra natural de la cubierta también se puede dejar que semille una franja central de la cubierta. Esta franja será del tamaño mínimo necesario para producir la cantidad de semilla precisa. En verano se recomienda dar un pase de rastra o desbrozadora para esparcirla adecuadamente en toda la superficie de implantación de la cubierta. En parcelas en ladera, las franjas de la cubierta se han de disponer perpendiculares a la máxima pendiente del terreno, para potenciar el efecto contra la erosión.

 

En agricultura ecológica existen tres formas posibles de control de la cubierta:

Incorporación mediante laboreo. En condiciones de secano, los abonos verdes se siembran en otoño aprovechando las lluvias otoñales y se incorporan en primavera cuando aumenta el estrés hídrico. Para elegir la fecha de la incorporación hay que tener en cuenta que el laboreo favorece la transformación y mineralización de la materia orgánica y un aporte de nutrientes a los árboles bastante rápido, sobretodo, si la cubierta tiene una gran parte de leguminosas. No obstante, es importante mantener una altura baja de la cubierta de unos 15 a 20 cm para no competir con el cultivo, por lo que a veces es necesario segarla una o varias veces antes de incorporarla cuando el estrés hídrico aumenta en primavera. 

 

Siega. En este caso hay que tener mucho cuidado por la competencia de agua con el cultivo, por lo que puede ser necesario realizar más de una siega. Para segar la cubierta es muy útil una desbrozadora de martillos por su rusticidad también en terrenos con mucha piedra. Además sirve para triturar la madera de poda sobre el suelo. Pero también hay segadoras con cuchillos horizontales o de cadenas, algunas de ellas con mecanismos para segar en las líneas de los árboles que se desplazan al tocar un sensor el tronco del árbol. Pero éstos son más adecuados en terrenos sin piedras. Si no hay segadoras desplazables, el control de la hierba cerca de los árboles se puede hacer con una desbrozadora manual. 

 

Pastoreo. El ganado puede ser muy efectivo en el control de la cubierta vegetal siempre que se escojan las razas y especies adecuadas y se realice un manejo correcto. Las especies más apropiadas para la integración de la ganadería en los cultivos leñosos serían, sobretodo, oveja, gallinas, gansos y ocas. El pastoreo de las cubierta, además de disminuir la competencia entre el cultivo y la cubierta, aumentando la humedad del suelo, también favorece el reciclaje de nutrientes, aumentando la fertilidad biológica y química del suelo, no sólo mediante las deyecciones sino también debido a que el pastoreo estimula la secreción de sustancias orgánicas por parte de las raíces de las plantas. Además, en el caso de la oveja, esta aporta nuevas semillas que va liberando en las heces, renovando continuamente el banco de semillas del suelo. No obstante, es necesario que el pastor sea competente y evite que los animales dañen los árboles mediante un manejo adecuado (tiempos de estancia, rutinas de pastoreo, uso de perros, etc.). Además, el pastoreo debe realizarse de forma moderada y evitar entrar cuando haya lluvia para evitar problemas de erosión y compactación. Además debe ser bien planificado, para minimizar la competencia que genera un desarrollo excesivo de la cubierta.

 

Conclusiones

La utilización de cubiertas vegetales es crucial para la salud del suelo y de los cultivos leñosos. Sin embargo, la selección del tipo de cubierta (natural o cultivada) depende de las necesidades y objetivos de cada finca y/o agricultor. Las cubiertas naturales son más diversas y no requieren costes de implantación, mientras que las cubiertas cultivadas permiten alcanzar de manera más exitosa objetivos concretos como es el incremento de materia orgánica o la fijación de nitrógeno. En este último caso es muy importante asegurarse de que las especies seleccionadas están adaptadas a las características del suelo y climáticas de la finca. Finalmente, las cubiertas deben ser manejadas para evitar la competencia con el cultivo mediante laboreo (si se desea incorporar al suelo), siega (si se prefiere crear una cubierta permanente) o pastoreo (con el triple beneficio del control de hierba, mejora de la fertilidad y mejora de la cubierta).

**Fuente utilizada: https://www.alvelal.net/

viernes, 31 de diciembre de 2021

CUBIERTAS VERDES EN CULTIVOS LEÑOSOS DE SECANO (2/3)

Las cubiertas vegetales pueden ser naturales o cultivadas. Las cubiertas naturales son  aquellas que crecen de manera natural bajo los cultivos leñosos, no requieren costes de implantación y suelen tener una gran diversidad de especies. Su composición está condicionada por la pluviometría, por la fertilidad del suelo, el banco de semillas existente en el mismo, y por su manejo (laboreo, siega, apero y fecha de laboreo, pastoreo…). Las cubiertas cultivadas son más costosas puesto que deben ser sembradas y pueden requerir un abonado extra o consumir más agua, pero suelen ser más productivas y permiten adaptarse mejor a las necesidades del cultivo y del agricultor. Por ejemplo, si necesitamos incrementar el contenido de nitrógeno del suelo, sembraremos una cubierta rica en leguminosas, que además serán un excelente pasto para el ganado, en caso de tenerlo. La especie leguminosa más empleada es la veza (Vicia sativa) por su mayor disponibilidad en el mercado, pero también se usan en menor medida otras como el yero (Vicia ervilia), la moruna o algarroba (Vicia articulata), la esparceta o pipirigallo (Onobrychis sativa), alfalfas de secano y mielgas, carretones (Medicago spp.). Si además de incrementar el contenido de nitrógeno queremos incrementar el contenido de materia orgánica y aportar más biomasa entonces podemos cultivar las leguminosas junto con algún cereal (avena, cebada, centeno). Las gramíneas (como son los cereales), además, gracias a su sistema radicular son más efectivas en el control de erosión y son más persistentes cuando son incorporadas al suelo que las leguminosas. 


Es crucial en estos ambientes semiáridos, recurrir siempre a especies y cultivares adaptados a las condiciones de precipitaciones de nuestra zona y que no requieran grandes inversiones de dinero. Del mismo modo, si tenemos algún problema de plagas, se pueden sembrar aquellas especies que favorezcan el desarrollo de la entomofauna auxiliar propia para la plaga que esté ocasionando el problema.

 

Los criterios que deben guiar la elección de las especies y variedades a emplear como abonos verdes podrían ser los siguientes:

-Estar adaptadas a las condiciones de suelo (pH, textura, etc.) y humedad. 

-No ser exigentes en agua, nutrientes y cuidados para desarrollarse convenientemente, ya que los costes de cultivo deben ser bajos. 

-Aportar materia orgánica eficaz para la formación de humus. 

-Fijar nitrógeno 

-Ser competidoras eficaces con las hierbas, ya sea porque produzcan mucha biomasa en poco tiempo, y/o por liberar sustancias alelopáticas. 

-Favorecer la presencia de enemigos naturales. 

-Tener un bajo coste de implantación. 

**Fuente utilizada: https://www.alvelal.net/

jueves, 30 de diciembre de 2021

CUBIERTAS VERDES EN CULTIVOS LEÑOSOS DE SECANO (1/3)

Muchos agricultores tienen como prioridad conservar un suelo desnudo, donde nunca crece la hierba, mediante la aplicación de herbicidas o el laboreo continuo, lo que conduce a grandes problemas medioambientales tales como la contaminación de ríos, acequias, acuíferos y pantanos y la erosión del suelo.


Actualmente, se está tomando conciencia y cada vez son más los agricultores que mantienen cubiertas vegetales durante parte del año manejándolas de una forma sostenible. Desde el enfoque agroecológico, la cubierta vegetal no es un problema, sino un aliado: un elemento fundamental en el agrosistema, que protege el suelo, incrementando la materia orgánica y su actividad biológica, y que incrementa su diversidad y su complejidad ecológica, pudiendo actuar positivamente en el control de plagas y enfermedades.

 Las cubiertas herbáceas son cada vez más usadas en los cultivos leñosos, sobretodo, gracias a las ayudas agroambientales de la PAC. Dichas cubiertas cumplen numerosas funciones, entre las que destacan:

- Aportar materia orgánica al suelo.

-Evitar pérdidas de N por lixiviación o volatilización

-Aumentar la actividad biológica del suelo

-Acelerar la mineralización del humus y que sean mejor asimilables los nutrientes del suelo por los cultivos leñosos.

-Mejorar la estructura del suelo

-Reducir el riesgo de erosión

-Servir de refugio a los insectos depredadores de plagas del cultivo.

-Servir como alimento para el ganado

-Fijar nitrógeno en caso de leguminosas

-Aumentar la captación de CO2 atmosférico

-Amortiguar los cambios de temperatura

-Aumentar la infiltración de lluvia

-Colaborar en el control de  malas hierbas por  los efectos competitivos y/o ciertas sustancias que producen

*Fuente utilizada: https://www.alvelal.net/

LA BIBLIOTECA DE FORMAJARDIN