domingo, 25 de mayo de 2014

CÓMO PREPARAR UNA EXCURSIÓN AMBIENTAL DE ÉXITO

Para liderar un grupo y tener éxito al salir de excursión es fundamental dedicar un tiempo previo a su preparación.

¿Por dónde empiezo?

En primer lugar debemos elegir el lugar y la ruta en función de las necesidades, edad y tipo de grupo. Así, podremos proponer una ruta de senderismo más o menos difícil, una visita a algún lugar de interés o simplemente un paseo guiado por los alrededores.

Cualquiera de estas propuestas nos permiten conseguir varios objetivos, como por ejemplo, la observación de paisajes, fauna o flora, así como la realización de ejercicio físico en la naturaleza. Aunque no siempre es necesario que una excursión de educación ambiental conlleve una larga ruta senderista asociada, la realización de ejercicio en contacto con la naturaleza fomenta su conservación y protección. Pero también es posible aprender conceptos relacionados con el medio ambiente observando simplemente un parque que tengamos cerca.

Otra opción bastante atractiva para el grupo pero que requiere más planificación y conocimientos técnicos es una excursión nocturna, bien sea una observación de las estrellas o una escucha de aves, por ejemplo. Para ello necesitaremos salir del casco urbano en el que nos encontremos con el fin de poder disfrutar del silencio de la naturaleza o de la ausencia de luz, y realizar allí las actividades previstas, bien con un telescopio o simplemente escuchando los sonidos del entorno.

Pero, ¿y si me surge algún imprevisto?

Los imprevistos pueden surgir, si no se llamarían "previstos", pero hay algunas pautas que podemos seguir para reducirlos al máximo posible. Debemos conocer previamente al grupo: número de participantes, edad, preparación física, etc. Así, podremos adaptar el nivel de la excursión y los contenidos a todos los participantes. Y además, para evitar problemas posteriores, es recomendable también conocer su estado de salud: posibles asmáticos, lesionados, problemas cardiacos, etc. Así, nos aseguraremos de tener previstas soluciones ante las siempre posibles situaciones inesperadas.

No obstante, con el fin de evitar este tipo de situaciones, siempre debemos entregar una serie de recomendaciones previas a la excursión. Éstas deben incluir, por un lado, el material necesario, así como las actitudes que habrá que evitar durante la excursión, lo cual dependerá del tipo de salida y la meteorología.

Podemos conocer los inconvenientes relacionados con la meteorología gracias a la previsión del tiempo (por ejemplo, en www.aemet.es), pero habrá otros que surjan de repente y, por ello, debemos contar con otras actividades alternativas.

Por último, no podemos olvidar nunca revisar el material destinado a las actividades, así como incluir un pequeño botiquín en la mochila y tener en cuenta la carga de batería de los teléfonos móviles.


LA BIBLIOTECA DE FORMAJARDIN