sábado, 10 de diciembre de 2011

REBOLLONES EN DICIEMBRE


El rebollón, robellón, mízcalo o níscalo, de nombre científico Lactarius deliciosus, es un hongo basidiomiceto comestible, de la familia Russulaceae. Es muy común en España y crece en pinares y bosques mixtos. Su seta, o cuerpo fructífero, aflora en otoño, y es muy apreciada en gastronomía.
Soy un recogedor amater de rebollones y estos pasados días de fiesta he ido a recoger estas preciadas setas. Las lluvias de noviembre y las suaves temperaturas que todavía se dan en el interior de Valencia han provocado que los rebollones salgan en estas fechas, cuando lo normal es que salgan entre octubre y noviembre.

Me gustaría daros una serie de recomendaciones si os animáis a recoger estas setas:
1- Madrugad, ser los primeros puede asegurar una buena recogida.
2- Si no conocéis bien el terreno no os alejéis demasiado de los caminos forestales o de la ubicación de vuestro vehículo, es muy fácil desorientarse. Lo más recomendable es que os acompañe alguien que conozca la zona, evitaréis perderos y os puede llevar a zonas donde suelan proliferar los rebollones.
3- El equipamiento imprescindible del rebollonero es: botas altas de montaña, pantalones gruesos, ropa de abrigo, guantes, gorro de lana o gorra, cuchillo o navaja y una cesta de mimbre.
4- Podemos descubrir los rebollones de forma descubierta, en la que se ve la seta perfectamente y de forma tapada, se intuye por el bulto que se forma en el suelo cubierto de pinocha, solamente hará falta rascar con un pequeño palo para descubrir si en efecto se trata de una seta, nunca usaremos un rastrillo.
5- Nunca se debe arrancar la seta, la cortaremos con un cuchillo o navaja a unos centímetros de su sombrero. Después la pondremos en una cesta de mimbre, de esta forma las esporas caerán por los huecos al suelo.
6- Debemos provocar el menor impacto en el monte, cuidado con fumar y con la basura.
7- Por último, nunca digáis el punto exacto donde habéis encontrado rebollones, así podéis volver otro día y seguir recogiendo tranquilamente. 

LA BIBLIOTECA DE FORMAJARDIN